Evitar las contracturas. Consejos eficaces.

Las temidas contracturas, pueden presentarse en cualquier momento en  nuestro cuerpo, incluso cronificarse. Una pocas pautas pueden evitar su aparición, te desvelamos aquí unos consejos.

1- Hidratarse: Casi el 80% del peso de los músculos es agua, beber agua abundantemente, beneficia la salud muscular, además elimina las toxinas que crean las contracturas.

 Una vez que ya tienes contracturas es interesante beber abundante agua antes de recibir un masaje descontracturante, la hidratación facilita la eliminación de toxinas, provocando que desaparezcan antes y sean menos recurrentes.

 2-Higiene postural: Términos tan sencillos como mantener la espalda recta, no inclinar cuello ni hombros hacia delante, ni sentad@s ni de pie, deben de corregirse en el  momento que nos demos cuenta de que estamos cayendo estos patrones posturales negativos. Tomar conciencia de ello y modificar la postura está al alcance de tod@s, requiere de atención y sobre todo constancia.

 También los estiramientos, el yoga, el Pilates y otros métodos de concienciación corporal. Movimientos y estiramientos, producen una oxigenación, ayudada por la respiración, que hacen que las fibras musculares se suelten poco a poco y se eliminen las toxinas. Un buen masaje descontracturante favorece la mejor movilidad de las fibras  y por tanto su oxigenación.

 3-Buena alimentación: El buen funcionamiento del cuerpo depende en gran parte de como nos alimentamos, “somos lo comemos”, una dieta equlibrada, rica en todos los nutrientes necesarios, así como rica en vitaminas y minerales, previene todo tipo de problemas, incluido los musculares; el calcio se vincula con la contracción muscular, así como el potasio, incide en la función natural del nervio y del músculo.

 Si la alimentación no es equilibrada, hay suplementos minerales que cubran ese déficit en herbolarios o farmacias.

 4-Evitar el estrés: El estrés y la ansiedad son los mayores aliados de las contracturas. Estar tensos/as implica una rigidez corporal, caldo de cultivo para la aparición de contracturas. Dedicarse tiempo a uno mismo, así como un masaje relajante, es una fuente natural de bienestar.

 5-Opinión profesional: si las contracturas son recurrentes debes de acudir a un experto. Existen diferentes expertos que trabajan de distinta manera con un fin común: aportar bienestar. Los fisioterapeutas, osteópatas y quiromasajistas son los más comunes, aunque también acupuntores, kinesiólogos, etc,  te pueden ayudar. Hay una gran variedad de profesionales y técnicas para ayudarte con este problema.

 

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *