Me llamo José Espina y soy  apasionado del deporte y del masaje en todos sus ámbitos.

Mi  primer contacto con el masaje fue durante mi  etapa de deportista de alto nivel en los años 90. En aquella época las visitas al masajista, eran muy frecuentes, comenzando a sentir un apasionado y puntilloso interés por las técnicas que se aplicaban sobre mi propio cuerpo, comenzando a leer mis primeros libros de masaje y anatomía. De aquél primer masajista, con el que estaría cerca de diez años trabajando mano a mano y con quien aún guardo una grata relación, aprendí dos de los pilares básicos que considero deben ser el caballo de batalla de cualquier profesional que se dedique a los demás, y que están siempre presentes en mi vida y en mi trabajo: ser completamente honesto con las personas y tratar siempre de ayudarlas por encima de todo lo demás; por todo ello puedo decir con sinceridad que mi trabajo nace de la vocación adquirida a lo largo de aquellos años.

 En el año 2010, en un viaje a un pueblo de California, concretamente a Encinitas, es cuando tengo mi primer contacto con una escuela de masaje Tailandés, quedando muy sorprendido por la eficacia de esa técnica y los efectos de ese masaje, así como por los conocimientos adquiridos.

 Continúo mi formación en Oviedo en la escuela superior de quiromasaje y ténicas parasanitarias, Naya, dónde soy diplomado en  MASAJE PROFESIONAL Y DEPORTIVO, después curso un máster en quiromasaje profesional y deportivo, y me formo en Osteopatía, en la misma escuela, siempre en el ámbito de las técnicas parasanitarias.

 Siguiendo con mi inquietud y ganas de seguir creciendo como profesional del masaje, soy diplomado en masaje deportivo por la Universidad de Madrid. A partir de ahí, considero que habiendo dedicado mis esfuerzos  estudiando  el enfoque occidental del masaje, empiezo a estudiar disciplinas orientales, considerando que de no hacerlo mi formación se quedaría incompleta y me desplazo a Madrid a estudiar masaje Thailandés, en la que es sin duda la mejor escuela del país de masaje Thai, la escuela RAK SAENG. Las formaciones y certificaciones que allí recibí al completar mis estudios, están avalados por la “THAI” (THAI HEALING ALLIANCE INTERNATIONAL) organismo que avala a estudiantes, terapeutas, instructores y escuelas alrededor del mundo que siguen sus estándares de calidad, La Alianza Thailandesa Internacional de Masaje.

 También soy diplomado en masaje de inducción al sueño por la escuela Italiana de masaje, y además de otras múltiples titulaciones, he asistido a cursos, seminarios y congresos de diversos ámbitos y técnicas manuales de masaje, siempre en  constante actualización y renovación, hasta la actualidad.

 Fusionando todo este compendio de formación y técnicas nace Zensports, el masaje que da nombre al centro, y que fusiona más de 100 protocolos de masaje Tailandés y Europeo, que consigue eliminar tensiones y molestias y relajar al cliente al mismo tiempo, sin provocar dolor, induciéndole a un estado de bienestar total, fin último de un masaje que se precie y de la misión de esta casa.

 Colaboro con hoteles de lujo, federaciones deportivas, clubes de alto nivel, así como deportistas profesionales, aficionados de todo ámbito y disciplina y pruebas deportivas de interés como el Campeonato de Europa de patinaje de Velocidad, varios Campeonatos de España de Hockey sobre patines, Campeonato de España de Duathlón, pruebas de ciclismo y muchas otras.